BÚSQUEDA

Electroacupuntura de Voll

       La EAV (ElectroAcupuntura de Voll) es un sistema electrónico de evaluación integral que tuvo sus inicios en el año 1950. Descubierto por el médico y científico alemán Reinhold Voll y desarrollado por el Dr. Nogier en Francia, es un método basado en la comprobación electrónica y en la evaluación energética de las funciones del órgano representado en el punto de acupuntura.

     La Organometría Funcional o EAV nos ofrece la posibilidad de efectuar una evaluación personal de salud a través de mediciones electrofísicas en unos puntos concretos de acupuntura que se encuentran en las manos, los pies y la cabeza. Para poder medir esta reacción, se utilizan unos aparatos con los que a través de unos electrodos de medición medimos la resistencia eléctrica de la piel. Los valores representados en el instrumento de medición son datos de gran interés sobre estado de la salud que, interpretados correctamente, nos muestran la situación energética general del paciente y por consiguiente, elegir el método terapéutico que mejor efecto curativo ocasione en el mismo. 

      Actualmente utilizado en diversas partes del mundo con certificado internacional (FDA, Unión Europea, Japón, Corea, etc.), constituye un complemento de sólidas bases para el conjunto de la medicina en general ya que permite al profesional de la salud, localizar los órganos especialmente afectados, determinar las carencias de vitaminas, minerales y necesidades de remedios homeopáticos y biológicos que en cada caso y cada paciente necesite.

Opciones de evaluación de la salud y terapéuticas de la Organometría Funcional (EAV)

 

  • Medir el estado energético de los diferentes meridianos y reconocer si en alguno de ellos, y por lo tanto en el órgano vinculado a éste, existe un desequilibrio energético. Este puede ser restablecido mediante diferentes tipos de impulsos y frecuencias específicas.
  • Reconocer si el órgano medido presenta tendencias irritativas (infecciosas) o degenerativas (debilidad orgánica).
  • Reconocer, a través del "test de medicamentos", ante que componente (natural o químico) reacciona el paciente de forma positiva o negativa. De esta forma podemos recomendar el complemento correcto y reconocer aquel que no tolere.
  • Reconocer del mismo modo, si el remedio homeopático y la potencia seleccionada es la correcta y por lo tanto poder recomendar el remedio idóneo.
  • Reconocer si un paciente está afectado por sustancias cargantes para el organismo, como pudieran ser alérgenos o sustancias tóxicas a las que el paciente está expuesto día a día y que le pueden afectar en gran medida en su salud, como por ejemplo; el polen, ácaros, pelos de animales, materiales de construcción, pinturas, tejidos, alimentos y aditivos utilizados por la industria de alimentación, pesticidas, insecticidas, medicamentos, materiales dentales como prótesis o empastes, y un largo etc. Con la EAV podemos reconocer, no solamente alergias, sino también intolerancias, sin necesidad de realizar tests molestos y duraderos. La información energética de dicha sustancia puede ser medida al instante sin haber confrontado al paciente con los componentes químicos de dicha sustancia con lo que se excluyen reacciones indeseadas.
  • Reconocer si el paciente presenta una intoxicación crónica y cual es la sustancia tóxica que debilita al paciente. La terapia consistirá en fomentar la excreción del tóxico y recomendar remedios terapéuticos concretos. 
  • Reconocer y tratar los bloqueos energéticos del organismo que en definitiva impiden la curación aunque hayamos recomendado el remedio correcto. Estos bloqueos pueden ser; focos, campos de alteraciones, cicatrices, intoxicaciones, etc.
  • Reconocer las comunicaciones interorgánicas y por lo tanto comprobar, por ejemplo, si un diente concreto influye patológicamente sobre el órgano desequilibrado.
  • Realizar estimulaciones eléctricas del acupunto a través de impulsos sedantes, estimulantes o tonificantes. Esta estimulación se aplica directamente mediante la sonda de medición sin necesidad de pinchar con agujas. Los resultados terapéuticos obtenidos pueden ser comprobados al instante. Esta técnica es muy aconsejable en niños/as o persona son pánico a las agujas.

    La electroacupuntura de Voll es un método basado en serios estudios científicos, practicado internacionalmente desde más de cincuenta años por miles de médicos y diferentes profesionales de la salud. Es indoloro, limpio y rápido. Indicado también para niños/as, preventivo, natural y quizás lo más importante, sin causar los efectos secundarios indeseados conocidos de los métodos convencionales.

      Indicaciones; las mismas conocidas de la acupuntura, la homeopatía y la naturopatía, sobre todo patologías crónicas entre los que podríamos encontrar patologías autoinmunes (alergias, neurodermitis, ...), reumáticas, neurológicas (neuralgias, esclerosis múltiple,...), degenerativas, patologías del aparato locomotor.... y un largo etc.

Contraindicaciones: personas portadoras de marcapasos y en casos de embarazo.

 

 

 Equipo de EAV que se utiliza en consulta.

 

Los resultados obtenidos en los puntos de medición son sometidos a un "test de resonancia" donde se evaluará la sustancia o posibles sustancias "irritantes" para su organismo.